Saltar al contenido

9 Efectos que Provoca el Embarazo en Tu Cuerpo y que No Conocías

efectos que provoca el embarazo en el cuerpo

El aumento del tamaño de los senos, la retención de líquidos, el… aumento del tamaño de los senos… Bien, es posible que en realidad no sepas tanto como pensaste acerca de lo que le sucede al cuerpo de una mujer mientras está embarazada, lo cual es una lástima, porque en el transcurso de un embarazo de nueve (casi 10) meses, el cuerpo de una mujer hace cosas absolutamente asombrosas, inusuales y totalmente salvajes.

Quiero decir, lo más salvaje que sucede durante un embarazo es que tu cuerpo cocina a un ser humano entero, sólo con cosas que tenías por ahí.

Pero mientras tu cuerpo está ocupado haciendo eso, también pasa por una amplia gama de otros cambios impresionantes para ayudarla a prepararte para el parto, desde crear un órgano completamente nuevo – la placenta – hasta hacer que tus músculos, cabello e incluso tu sangre funcionen de manera diferente.

No todas las nueve cosas que te explicamos a continuación les sucederán a todas las mujeres que se queden embarazadas. Pero tomadas en su conjunto, estos cambios corporales inesperados muestran cuán dinámicos son nuestros cuerpos, de cuánto son capaces y hasta dónde llegarán para crear a otra persona.

Sigue leyendo y si no eres madre, sumérgete en el conocimiento; y si eres madre, llama inmediatamente a tu hijo y pídele que te agradezca por haber pasado por todo esto.

1. Tus articulaciones se vuelven flexibles

La hormona relaxina ayuda a que las articulaciones de la pelvis y la cadera sean lo suficientemente flexibles como para que puedas empujar a tu bebe
La hormona relaxina ayuda a que las articulaciones de la pelvis y la cadera sean lo suficientemente flexibles como para que puedas empujar a tu bebé

La hormona relaxina ayuda a que las articulaciones de la pelvis y la cadera se aflojen y sean lo suficientemente flexibles como para que puedas empujar a un pequeño ser humano a través de una parte de tu cuerpo en la que, hace tan sólo unos meses, podías tener dificultades para empujar un tampón súper absorbente.

Sin embargo, la relajación no es exigente, ya que hace que todas las articulaciones, ligamentos y músculos de tu cuerpo se relajen y se estiren, incluyendo los músculos que no están relacionados con el parto, como las rodillas (que pueden hacer que tu caminar sea un poco tambaleante).

2. Tus pies se expanden

la relaxina puede aplanar los pies, haciéndolos más anchos y, en algunos casos, aumentando la talla de tus zapatos
La relaxina puede aplanar los pies, haciéndolos más anchos y, en algunos casos, aumentando la talla de tus zapatos

La relajación también puede aflojar los tendones de los pies y eso, combinado con la presión de sostener el cuerpo con todo el peso del embarazo, puede aplanar los pies, haciéndolos más anchos y, en algunos casos, cambiando permanentemente la talla de los zapatos.

3. Respiras de manera diferente

A lo largo de tu embarazo, especialmente durante el tercer trimestre, puedes respirar más rápido y más profundamente y quedarte sin aliento rápidamente
A lo largo de tu embarazo, especialmente durante el tercer trimestre, puedes respirar más rápido y más profundamente y quedarte sin aliento rápidamente

A lo largo de tu embarazo – pero especialmente durante el tercer trimestre – puedes respirar más rápido y más profundamente y quedarte sin aliento rápidamente, porque el útero está presionando contra el diafragma.

La cantidad de sangre en tu sistema respiratorio también aumenta durante el embarazo, lo que puede tener efectos secundarios inusuales, como un ligero cambio en el tono de tu voz o hacer que tu voz suene un poco congestionada.

Todo esto se ve agravado por la hormona progesterona, que le dice a tu cerebro que baje los niveles de dióxido de carbono en tu sangre, para apoyar el crecimiento de tu bebé. Todo volverá a la normalidad después de dar a luz.

4. Tienes náuseas

las nauseas pueden ser un mecanismo de proteccion para las mujeres embarazadas
Las náuseas pueden ser un mecanismo de protección para las mujeres embarazadas

Estudios realizados por biólogos evolutivos teorizan que las náuseas matutinas se desarrollan como un mecanismo de protección para las mujeres embarazadas, para evitar que accidentalmente ingieran carnes contaminadas y otros alimentos que albergan parásitos y que podrían interferir con el hecho de llevar un embarazo saludable a término.

5. Tiene más sangre

el volumen de sangre de tu cuerpo puede aumentar el 50% para la semana 20 del embarazo
El volumen de sangre de tu cuerpo puede aumentar el 50% para la semana 20 del embarazo

Con tu cuerpo expandiéndose y realizando tantas funciones nuevas, como mantener la placenta, necesitas más sangre. Esta es la razón por la que tu volumen de sangre puede aumentar en un 50 por ciento para la semana 20 de tu embarazo.

La sangre extra es responsable del famoso “brillo del embarazo”, ese rubor rosado en tus mejillas que es un exceso real de sangre corriendo por la superficie de tu piel.

También es responsable del extraño fenómeno de las hemorragias nasales durante el embarazo.

6. Tus dientes se vuelven sensibles

Los aumentos en el estrógeno y la progesterona pueden llevar a sensibilidad de las encías y a la gingivitis
Los aumentos en el estrógeno y la progesterona pueden llevar a sensibilidad de las encías y a la gingivitis

Hay un viejo dicho que dice que las mujeres pierden un diente por cada embarazo. Afortunadamente, eso ya no es cierto, pero el embarazo puede inducir algunos problemas dentales extraños.

Los aumentos en el estrógeno y la progesterona pueden llevar a sensibilidad de las encías y a la gingivitis que, afortunadamente, desaparece después de que el embarazo ha terminado.

7. Defecar se convierte en algo complicado

el esfuerzo para defecar puede dejarte con hemorroides como resultado
El esfuerzo para defecar puede dejarte con hemorroides como resultado

A medida que tu embarazo avanza, tu útero se expande empujando el recto y los intestinos inferiores, presionándolos y convirtiéndolos en un verdadero calvario para sacar una deposición.

La hormona progesterona tampoco ayuda en este frente pues anima a todos tus músculos a aflojarse mientras tu cuerpo se prepara para el embarazo, incluyendo tu esfínter, lo que hace que defecar no sea una experiencia fácil o divertida.

Y aunque todo ese esfuerzo puede ayudar a prepararte para el evento principal, también puede dejarte con un paquete diferente de alegría: las hemorroides.

8. Orinas accidentalmente

dar a luz puede hacer que seas permanentemente más vulnerable a orinarte sin poder controlarlo
Dar a luz puede hacer que seas permanentemente más vulnerable a orinarte sin poder controlarlo

Durante el embarazo, el útero ejerce presión sobre todas las partes importantes relacionadas con la orina, como los músculos del suelo pélvico, la vejiga y la uretra, razón por la cual muchas mujeres embarazadas se sienten constantemente como una presa a punto de estallar.

Este estado de cosas significa que siempre puedes estar a un estornudo o a una sonrisa de tomar un descanso accidental para ir al baño. Y por lo tanto, orinar un poco por accidente es una parte estándar de la mayoría de los embarazos.

Dado que el parto puede debilitar los músculos del suelo pélvico, así como causar daño a los nervios circundantes, dar a luz puede hacer que seas permanentemente más vulnerable a orinarte sin poder controlarlo.

Pero la mayoría de las veces, los ejercicios Kegel y la orientación de tu médico podrán ayudarte a que tú y tu pis volváis a la normalidad.

9. Tu piel puede cambiar de color

Algunas mujeres experimentan un cambio temporal en la coloracion de la piel de su cara durante el embarazo. Es el cloasma o tambien llamado mascara del embarazo
Algunas mujeres experimentan un cambio temporal en la coloración de la piel de su cara durante el embarazo. Es el cloasma o también llamado “máscara del embarazo”

Algunas mujeres experimentan un cambio temporal en la coloración de la piel de su cara durante el embarazo, que se llama cloasma, pero que también se conoce con el nombre de “máscara del embarazo”.

“La máscara del embarazo” se produce provocando algunos parches en la piel, principalmente en la frente y las mejillas, haciendo que oscurezcan. Entre el 50 y el 70 por ciento de todas las mujeres embarazadas experimentan alguna forma de esto, así que es totalmente normal y si te molesta, no te preocupes, pues debería desaparecer después de dar a luz.

Si no te desaparece, siempre podrás utilizar cremas que ayudarán a recuperar el color de tu piel.

Así que ahí lo tienes, el embarazo es una de las experiencias más masivas de transformación física por las que el cuerpo humano puede pasar por sí mismo. Y tu madre pasó por todo eso, sólo para tenerte a ti.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies