Saltar al contenido

Beneficios y Riesgos de la Terapia Hormonal

La terapia hormonal es uno de los tratamientos existentes para el alivio de los síntomas de la menopausia

La terapia hormonal es uno de los tratamientos existentes para el alivio de los síntomas de la menopausia. Estos síntomas, causados por niveles más bajos de estrógeno en la menopausia, incluyen sofocos, trastornos del sueño y sequedad vaginal.

La terapia hormonal también se puede utilizar para la prevención de la osteoporosis. Hoy en día, los médicos prescriben dosis mucho más bajas durante períodos mucho más cortos (3-5 años) que hace unos años.

Para comenzar esta discusión sobre los beneficios y riesgos de la terapia hormonal menopáusica, te presentamos algo de información.

Hay tres etapas de referencia de la menopausia natural:

  • La perimenopausia (o la transición a la menopausia) es el período de tiempo entre el inicio de los síntomas (como los períodos erráticos y no periódicos) y un año después del último período menstrual.
  • La menopausia se confirma 12 meses después del último período menstrual.
  • La postmenopausia son todos los años después de la menopausia.

Existen dos tipos básicos de terapia hormonal:

Existen dos tipos básicos de terapia hormonal, la terapia de estrógeno y la terapia combinada de estrógeno y progestágeno
Existen dos tipos básicos de terapia hormonal, la terapia de estrógeno y la terapia combinada de estrógeno y progestágeno
  • En la terapia de estrógeno (ET por sus siglas en inglés), el estrógeno es la hormona que proporciona el mayor alivio de los síntomas de la menopausia. La terapia de estrógeno se prescribe para mujeres sin útero debido a una histerectomía.
  • En la terapia combinada de estrógeno más progestágeno (EPT por sus siglas en inglés) el progestágeno se agrega al estrógeno para proteger a las mujeres con útero contra el cáncer uterino (endometrial) del estrógeno solo.

Hay dos formas generales de tomar la terapia hormonal:

  1. Mediante productos sistémicos que circulan a través del torrente sanguíneo y a todas las partes del cuerpo. Están disponibles en forma de tabletas orales, parches, gel, emulsión, spray o inyección y se pueden utilizar para los sofocos y sudores nocturnos, los síntomas vaginales y la osteoporosis.
  2. Mediante productos de aplicación local (no sistémicos) que afectan sólo un área específica o localizada del cuerpo. Están disponibles en forma de crema, anillo o tableta y se pueden utilizar para los síntomas vaginales.

Práctica actual de prescripción de la terapia hormonal:

Comienza la terapia hormonal con la dosis efectiva más baja durante el menor tiempo posible de acuerdo con tus objetivos individuales.

La relación beneficio-riesgo es favorable para las mujeres que inician la terapia hormonal cerca de la menopausia (entre los 50 y 59 años de edad, por lo general), pero se vuelve más riesgosa con el tiempo desde la menopausia y la edad avanzada.

Las mujeres con menopausia temprana antes de los 40 años sin antecedentes de riesgo de cáncer de mama pueden tomar terapia hormonal hasta la edad típica de la menopausia a los 51-53 años, si no hay razón para no tomarla.

Tu médico te recomendará un plan individualizado para ti. No existe una terapia de general para todas las mujeres.

Beneficios de la terapia hormonal

la terapia hormonal sistémica ayuda eficazmente a condiciones tales como sofocos, sequedad vaginal, sudores nocturnos y pérdida ósea
La terapia hormonal sistémica ayuda eficazmente a condiciones tales como sofocos, sequedad vaginal, sudores nocturnos y pérdida ósea

Muchos estudios clínicos han proporcionado evidencias de que la terapia hormonal sistémica (estrógeno con o sin progestágeno) ayuda eficazmente a condiciones tales como sofocos, sequedad vaginal, sudores nocturnos y pérdida ósea.

Estos beneficios pueden conducir a una mejoría en el sueño, en las relaciones sexuales y en la calidad de vida.

Las principales indicaciones de la terapia hormonal son los sofocos, los sudores nocturnos, la sequedad vaginal y la prevención de la osteoporosis.

Riesgos de la terapia hormonal

Con el fin de minimizar los riesgos graves para la salud, se recomienda la terapia hormonal a la dosis efectiva más baja durante el período de tiempo más corto.

La verdadera preocupación acerca de la seguridad hormonal es el uso a largo plazo de la terapia de estrógeno sistémica o la terapia combinada de estrógeno y progestágeno.

La mayor parte del riesgo de cáncer de mama está asociado con la terapia combinada de estrógeno y progestágeno.

Tanto la terapia de estrógeno como la terapia combinada de estrógeno y progestágeno se han asociado con accidentes cerebrovasculares y un aumento de los coágulos sanguíneos en las venas. Estos riesgos son mayores en las mujeres mayores de 60 años.

Para las mujeres con útero, se debe prescribir progestágeno junto con estrógeno para protegerlas contra el cáncer uterino.

Sopesando los beneficios y los riesgos de la terapia hormonal

Cada mujer es única y debe sopesar su incomodidad contra su miedo al tratamiento
Cada mujer es única y debe sopesar su incomodidad contra su miedo al tratamiento

No hay una sola manera de asegurar la mejor calidad de vida posible en la menopausia. Cada mujer es única y debe sopesar su incomodidad contra su miedo al tratamiento.

El riesgo se define como la posibilidad de daño; no indica que el daño se producirá. Generalmente, los riesgos de la terapia hormonal son más bajos en mujeres más jóvenes que combinando a las mujeres que cuentan entre 50 a 70 años de edad.

Ahora se cree que las mujeres que toman la terapia de estrógeno (mujeres a quienes se les ha extirpado el útero mediante una histerectomía) tienen un perfil de riesgo de beneficios más favorable que las que toman terapia combinada de estrógeno y progestágeno.

Esto es especialmente cierto para las mujeres menopáusicas más jóvenes (en sus 50 años o dentro de los 10 primeros años de la menopausia) que para las mujeres mayores.

Los profesionales médicos han modificado sus puntos de vista sobre el papel de las hormonas a medida que se han llevado a cabo más investigaciones. Los expertos están de acuerdo en que aún les queda mucho por aprender.

Aunque estudios recientes han proporcionado cierta claridad para grandes poblaciones, no necesariamente abordan todos los problemas a los que se enfrenta una mujer en particular. Sólo tú, con el consejo de tu médico, puedes hacerlo.

Muchos factores serán parte de la decisión de una mujer de usar un producto hormonal en particular: su edad, sus riesgos, sus preferencias, las opciones de tratamiento disponibles y el costo del producto.

¿Sus beneficios potenciales superan sus riesgos potenciales? Sólo después de examinar y comprender su propia situación y después de una consulta exhaustiva con su médico puede una mujer hacer la mejor elección de tratamiento.

A medida que se disponga de nuevas terapias y pautas, y a medida que el cuerpo de la mujer cambia con el tiempo, se deben hacer reevaluaciones y ajustes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies