Saltar al contenido

Tratamientos para Problemas Sexuales en la Menopausia

tratamientos para problemas sexuales en la menopausia

Aunque el número de causas potenciales de problemas sexuales durante la menopausia puede parecer abrumador, también existen muchas estrategias y tratamientos para superarlos.

Estos incluyen medidas de autoayuda que puedes adoptar por tu cuenta, terapia con o sin tu pareja, y terapias de prescripción o recursos a los que tu médico puede dirigirte.

Y estas intervenciones, cuando se usan adecuadamente, han demostrado ser seguras y efectivas en mujeres jóvenes, mayores y en todas las edades intermedias.

El tratamiento de muchos problemas sexuales a menudo combina medicamentos o dispositivos con terapia sexual y/o medidas de autoayuda.

Rara vez un problema tiene una solución única que no se beneficie de otros tratamientos o acciones. Tampoco es raro que una mujer experimente más de un tipo de disfunción sexual y las terapias a menudo se superponen entre varios problemas sexuales.

Ten en cuenta que la mayoría de los problemas sexuales merecen tratamiento sólo si resultan molestos para ti o tu pareja. Si ni tú ni tu relación os veis afectadas por el problema, no tomar ninguna acción puede ser lo más apropiado en ese momento.

Descripción de terapias y acciones para combatir los problemas sexuales de la menopausia

existen numerosas terapias y acciones con las que puedes combatir los problemas sexuales de la menopausia
Existen numerosas terapias y acciones con las que puedes combatir los problemas sexuales de la menopausia

Libido y deseo sexual bajos

  • En primer lugar, examina tu relación y situación: ¿Cuáles son las desviaciones? ¿Cómo se pueden abordar?
  • Identificar los medicamentos que pueden frenar el deseo (como ciertos antidepresivos o medicamentos para la presión arterial) y hablar con el médico acerca de reducir la dosis o cambiar a otras alternativas
  • Terapia sexual
  • Ciertos productos que contienen testosterona
  • Bupropión
  • Yoga

Sequedad vaginal y/o atrofia vaginal

  • Actividad o estimulación sexual regular (promueve la salud vaginal y el flujo sanguíneo)
  • Lubricantes vaginales (para el alivio temporal de la sequedad antes y durante el sexo)
  • Hidratantes vaginales (para un alivio a largo plazo de la sequedad vaginal)
  • Terapia de estrógeno vaginal en dosis bajas en forma de crema, anillo o tableta vaginal (revierte la atrofia y sequedad vaginal subyacentes)
  • Terapia hormonal en dosis más altas en todo el cuerpo a través de píldoras, parches y otras preparaciones (revierte la atrofia y sequedad vaginal subyacentes, pero generalmente reservada para las mujeres con sofocos molestos)

Dificultades para excitarse

  • Tratamientos tópicos para la sequedad vaginal y atrofia vaginal
  • Vibrador u otros dispositivos mecánicos (vaginales, para el clítoris…)
  • Terapia sexual
  • Bupropión
  • Medicamentos similares al Viagra (inhibidores de la PDE-5) para aumentar el flujo sanguíneo en el clítoris
  • Yoga

Dificultades para tener orgasmos

  • Terapia sexual
  • Yoga

Dolor durante las relaciones sexuales

  • Hidratantes vaginales, lubricantes
  • Estrógeno vaginal
  • Terapia sexual
  • Dilatadores vaginales
  • Fisioterapia del suelo pélvico
  • Ejercicios de Kegel
  • Medicamentos específicos para los síntomas (cremas esteroides para la inflamación vaginal, cremas antibióticas o píldoras para infecciones vaginales)
  • Yoga

Además de las terapias y acciones enumeradas, todos los problemas sexuales pueden beneficiarse con buenos hábitos de salud, incluyendo ejercicio, dieta sana y equilibrada, horas de sueño adecuadas y comunicación abierta con tu pareja.

Cómo hablar con tu médico sobre tu problema

Si no le hablas a tu médico sobre un problema sexual que estés teniendo, tu salud en general puede verse afectada
Si no le hablas a tu médico sobre un problema sexual que estés teniendo, tu salud en general puede verse afectada

Aunque algunas soluciones a los problemas sexuales no requieren una prescripción o derivación a un profesional de la salud. Debes informar a tu médico sobre tus problemas sexuales, independientemente de si los consideras médicos o no. Hay muchas razones para hacerlo:

  • Algunos problemas sexuales tienen causas médicas o pueden indicar condiciones médicas subyacentes. Si no le hablas a tu médico sobre un problema sexual que estés teniendo, tu salud en general puede verse afectada.
  • Existe una buena probabilidad de que tu médico sepa de tratamientos o medidas de autoayuda que no conoces. Si puedes beneficiarte de un tratamiento que requiere una receta o una referencia para terapia sexual, no obtendrás solución a menos que hables de tu problema.
  • Algunos productos que puedes estar utilizando podrían tener implicaciones para otros aspectos de su salud, por lo que tu médico debería estar al tanto de ellos.
  • Los problemas sexuales son ampliamente aceptados como condiciones médicas establecidas. El sexo ya no es un tema tabú en el ámbito de la atención médica y tu problema no es un tema inapropiado para plantear a tu médico.

Si tu médico te pregunta sobre tu vida sexual o tu función sexual, no pierdas la oportunidad de ser franca y buscar ayuda.

Más importante aún, si tu médico no te pregunta específicamente sobre tu función sexual, no tengas miedo de mencionar un problema sexual angustiante cuando te pregunten: “¿Cómo te sientes?”.

La mayoría de los médicos hoy en día se sienten cómodos tratando este problema; si tu médico no lo está, considera la posibilidad de buscar otro.

No hay absolutamente ninguna necesidad de sufrir o dejar que tu relación sufra en silencio.

Pérdida de peso, ejercicio y vida saludable para el tratamiento de los problemas sexuales en la menopausia

La función sexual es un área en la que estas medidas pueden realmente pagar algunos dividendos tangibles y placenteros. El hecho es que una función sexual saludable generalmente es paralela a tu salud física, mental y emocional.

Por lo tanto, las mismas prácticas que promueven tu salud en general (ejercicio regular, mantener un peso saludable, hábitos de sueño regulares y comer bien) pueden mejorar tu imagen personal, mejorar la libido, promover un tejido vaginal saludable y ayudar a asegurar que tengas la energía adecuada para el sexo.

Pérdida de peso

Bajar el exceso de peso probablemente te hará sentir más atractiva, lo cual puede traducirse en un aumento de la confianza y el interés en el sexo.

Debido a que el peso extra puede fomentar la pereza, adelgazando es probable que seas más enérgica y esté más motivada sexualmente.

Y debido a que tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo importante para las enfermedades del corazón, la presión arterial alta, la diabetes y el cáncer, perder peso puede reducir tu riesgo de tener problemas sexuales asociados con esas enfermedades.

Ejercicio

La excitación depende mucho de un buen flujo sanguíneo, especialmente en los genitales. Un buen flujo sanguíneo requiere la fuerza del corazón y de los vasos sanguíneos que el ejercicio aeróbico promueve.

Más allá de eso, el ejercicio va de la mano con los beneficios de la pérdida de peso mencionados anteriormente y también promueve un mejor sueño y un estado de ánimo más brillante.

El entrenamiento de fuerza también puede ayudar en la buena función sexual, especialmente si mejora el tono muscular en la pelvis, el abdomen y la parte superior de los muslos.

Comer bien

Una dieta balanceada rica en frutas, verduras, semillas y fuentes de proteínas bajas en grasa promoverá una buena salud general
Una dieta balanceada rica en frutas, verduras, semillas y fuentes de proteínas bajas en grasa promoverá una buena salud general

Al igual que el ejercicio, comer con moderación y con un enfoque en la nutrición va de la mano con la pérdida de peso y proporciona muchos de los mismos beneficios, incluyendo un buen nivel de energía.

Una dieta balanceada rica en frutas, verduras, semillas y fuentes de proteínas bajas en grasa promoverá una buena salud general y también puede reducir la irregularidad intestinal, la hinchazón y síntomas similares que pueden impedir que te sientas sexy.

Dejar de fumar

Fumar contribuye en gran medida a la enfermedad arterial periférica, que reduce el flujo sanguíneo en el clítoris y en la vagina. Además, las mujeres que fuman experimentan la menopausia dos años antes, en promedio, que las que no fuman.

Habla con tu médico en el cuidado de la salud acerca de las muchas ayudas para dejar de fumar que existen actualmente, incluyendo medicamentos recetados y parches o chicles de nicotina.

Moderación en el consumo de alcohol

El alcohol tiende a disminuir la respuesta sexual en ambos sexos al opacar el sistema nervioso central. En las mujeres, el alcohol puede desencadenar sofocos e interferir con el sueño, empeorando otros problemas comunes durante la transición a la menopausia.

Sueño adecuado y regular

Asegurarse de que descansas lo suficiente – en el mejor de los casos de 7 a 8 horas – aumentará tu nivel de energía y puede ayudar a evitar el aumento de peso.

Estimulación regular para la salud vaginal

La vagina, al igual que otras partes del cuerpo, puede volverse rígida y dolorida si no se ejercita lo suficiente.

La continuación de la actividad sexual de forma regular -con una pareja o mediante la auto-estimulación- ayuda a mantener la elasticidad y la humedad vaginal al mantener un mejor flujo sanguíneo. Esto significa sexo más cómodo y más satisfactorio.

La regla general es que cuanto más a menudo tengas relaciones sexuales, menor será tu riesgo de adelgazamiento vaginal severo, sequedad vaginal y estrechez. Si no tienes pareja, usar un dilatador o un consolador puede ayudar a mantener la elasticidad de tu vagina.

Terapia sexual para el tratamiento de los problemas sexuales en la menopausia

Tanto hombres y mujeres como parejas pueden beneficiarse de las sesiones con un terapeuta sexual
Tanto hombres y mujeres como parejas pueden beneficiarse de las sesiones con un terapeuta sexual

En muchos casos, los problemas sexuales durante la menopausia no se pueden desvincular de problemas psicológicos y de relación más amplios.

Para restaurar las relaciones sexuales saludables, la mayoría de las personas necesitan resolver los problemas que subyacen a sus problemas sexuales.

Tanto hombres y mujeres como parejas pueden beneficiarse de las sesiones con un terapeuta sexual.

Los terapeutas sexuales son proveedores de salud mental que abordan los problemas emocionales y de relaciones de la misma manera que lo hacen otros terapeutas, pero utilizan su capacitación especial para ofrecer un enfoque más específico que enfatiza el aprendizaje de hablar abiertamente sobre los sentimientos sexuales.

El objetivo es capacitar a las parejas para que comprendan la naturaleza y las fuentes de sus problemas sexuales, expresen mejor sus deseos y necesidades sexuales y amplíen su menú de expresión sensual y sexual.

Un objetivo frecuente es aumentar el placer y la intimidad de la actividad sexual de una pareja sin la presión de tener siempre relaciones sexuales o alcanzar el orgasmo.

Qué esperar de la terapia sexual

La terapia sexual típicamente comienza con mucho hablar y compartir. El terapeuta te ayudará a ti y a tu pareja a evaluar el problema e identificar los factores, pensamientos y conductas que podrían estar contribuyendo al mismo.

Por ejemplo, si tienes problemas de libido baja, el terapeuta sexual tratará de crear una atmósfera en la que te sientas menos presionada y eventualmente más receptiva al sexo.

A menudo, las mujeres con baja libido no extrañan realmente el sexo o no creen que se pueda hacer mucho con respecto a su deseo sexual, por lo que deciden buscar terapia sólo cuando sienten que el problema amenaza su relación.

Si ese es tu caso, el terapeuta puede ayudarte a replantear el problema no como un defecto tuyo o de tu pareja, sino como un problema de la pareja que merece una solución conjunta.

Esto puede requerir que tu pareja exprese un compromiso claro con la relación y que ambos exploréis la dinámica de la relación que podría explicar tus diferentes niveles de deseo.

Es probable que tu terapeuta también te pregunte cuánto tiempo a la semana tú y tu pareja pasáis disfrutando de la compañía uno del otro. Si no pasáis mucho tiempo a solas, el terapeuta probablemente hará que os concentréis primero en dar más prioridad a vuestra relación.

Esto podría implicar identificar las fortalezas de tu relación en los primeros días y trabajar juntos para construir sobre esas fortalezas.

El terapeuta también puede ayudarte a explorar formas de ser más afectuosa físicamente sin sentir la presión de tener relaciones sexuales.

Si tienes dificultades para alcanzar el orgasmo, por ejemplo, el terapeuta te preguntará si alguna vez has podido llegar al clímax, ya sea a través de la masturbación o con alguna pareja que hayas podido tener.

Si no lo has hecho, el terapeuta probablemente explorará posibles abusos sexuales en tu pasado o actitudes negativas sobre el sexo o la masturbación.

También se te instará a que te familiarices con lo que te da placer sexual, tal vez utilizando un vibrador para estimularte, con o sin la presencia de tu pareja.

Tu terapeuta a menudo servirá como educador sexual, explicando las causas físicas de los problemas sexuales, como la sequedad vaginal y ayudándote a repensar conceptos erróneos e inútiles sobre el sexo, por ejemplo, que los juegos previos no son sexo real o que son sólo para adolescentes.

Después de la evaluación inicial del terapeuta de tu relación y de los problemas que reportas, gran parte de las porciones de la terapia sexual que forman parte de la relación y del comportamiento se hacen como tarea por ti y tu pareja entre sesiones.

Estas técnicas conductuales tienen como objetivo aumentar la confianza y la conciencia sensual para ayudarte a ti y a tu pareja a mejorar o restaurar la intimidad física. Se te pedirá que hables de tus sentimientos, sensaciones y pensamientos durante estas técnicas en tu próxima sesión de terapia.

Ejercicios de enfoque de sensaciones

los ejercicios de enfoque de sensaciones están diseñados para ayudar a las parejas a aumentar su comodidad con la intimidad física y familiarizarse con el cuerpo del otro y con el tuyo propio
Los ejercicios de enfoque de sensaciones están diseñados para ayudar a las parejas a aumentar su comodidad con la intimidad física y familiarizarse con el cuerpo del otro y con el tuyo propio

Las técnicas que a menudo están en el centro de la terapia sexual involucran una serie de actividades táctiles estructuradas conocidas como ejercicios de enfoque de sensaciones.

Estos están diseñados para ayudar a las parejas a aumentar su comodidad con la intimidad física y familiarizarse con el cuerpo del otro y con el tuyo propio.

Las técnicas de enfoque a menudo se personalizan para parejas individuales, pero generalmente siguen las cuatro etapas que te describimos a continuación.

Los terapeutas sexuales a menudo utilizan otros ejercicios y tratamientos conductuales además de la concentración en los sentimientos, dependiendo de las necesidades de la pareja.

Las etapas de la técnica de enfoque de sensaciones

Etapa 1

La pareja pasa unos 30 minutos acariciando el cuerpo desnudo de la otra persona, de la cabeza a los pies y de la cabeza a la espalda, excepto los genitales y los senos. El énfasis está en que el “dador” toque de una manera que le guste.

El objetivo es centrarse en cada sensación y en la reacción a ella. Si esto es demasiado pronto, las parejas pueden empezar con un simple masaje en la mano o en la espalda.

Etapa 2

La pareja repite el ejercicio de la Etapa 1, excepto que esta vez el “receptor” le dice al dador qué tipo de contacto quiere y le da instrucciones sobre qué es lo que más le gusta.

Etapa 3

La pareja expande el ejercicio de la Etapa 2 para incluir tocar los genitales y los senos, pero no exclusivamente. El enfoque permanece concentrado en las sensaciones y en expresar deseos y placeres sin el objetivo del orgasmo.

Etapa 4

La pareja ahora puede involucrarse en tocar y estimularse mutuamente hasta el punto del orgasmo, incluyendo el coito si así lo desean mutuamente.

Encontrando un terapeuta sexual

Si buscas un terapeuta sexual, no tengas vergüenza de llamar con anticipación para preguntarle sobre su filosofía de tratamiento, las técnicas utilizadas y su capacitación
Si buscas un terapeuta sexual, no tengas vergüenza de llamar con anticipación para preguntarle sobre su filosofía de tratamiento, las técnicas utilizadas y su capacitación

Si tu problema sexual se basa en gran medida en cuestiones de relación, tú y tu pareja podéis beneficiaros de la terapia de pareja estándar, especialmente si las técnicas de terapia sexual pueden ser demasiado para ti de inmediato.

Tu terapeuta individual o de pareja es una buena fuente de referencias cuando sea necesario. Tu ginecólogo u otro profesional de la salud también pueden remitirte a un terapeuta sexual.

Si buscas un terapeuta sexual, no tengas vergüenza de llamar con anticipación para preguntarle sobre su filosofía de tratamiento, las técnicas utilizadas y su capacitación.

Y recuerda que una visita inicial no te compromete a una terapia a largo plazo; si el ajuste con el terapeuta no te parece correcto, prueba con otro.

¿Es efectiva la terapia sexual?

La mejor evidencia científica para la efectividad de la terapia sexual se encuentra en el tratamiento de problemas para llegar al orgasmo, aversión sexual (encontrar el sexo desagradable o repugnante) y vaginismo.

No hay mucho apoyo científico en la efectividad de la terapia sexual únicamente para tratar el bajo deseo sexual a menos que se deba principalmente a problemas de relación u otros factores emocionales o psicológicos.

Ten en cuenta que la terapia sexual puede producir beneficios simplemente al hacer que tú y tu pareja os enfoquéis de nuevo en la intimidad y la sexualidad.

En estudios clínicos de varios medicamentos para problemas sexuales femeninos, grupos de mujeres que recibieron terapia con placebo vieron mejorías de hasta un 30% en su función sexual durante el transcurso del estudio.

Esto sugiere que simplemente prestando mayor atención a la sexualidad -como lo hacen las mujeres cuando se inscriben en un estudio clínico, o cuando las parejas buscan terapia de forma conjunta- puede tener efectos positivos incluso cuando no se utiliza ningún tratamiento activo.

¿Terapia sexual en solitario?

No es raro que una mujer con poco deseo o dificultades para excitarse busque terapia sexual sola, sin su pareja, porque cree que el problema es sólo suyo. Si esto te suena, ten en cuenta que incluso si no crees que tu pareja es parte del problema, él o ella debe ser parte de la solución.

Algunas veces la pareja tiene miedo de participar en la terapia sexual. Si ese es el caso, pídele a tu pareja que asista por lo menos a una sesión de terapia, ya que esto ayudará al terapeuta a apreciar su punto de vista.

También es posible que tu pareja se convenza y esté dispuesta a darle más oportunidades, lo que sólo puede ayudar a mejorar la eficacia de la terapia.

Comodidad vaginal y vulvar: lubricantes, hidratantes y estrógenos vaginales en dosis bajas para los problemas sexuales en la menopausia

los lubricantes, hidratantes y estrógenos en dosis bajas pueden ayudarte en tu búsqueda de la comodidad vaginal y vulvar
Los lubricantes, hidratantes y estrógenos en dosis bajas pueden ayudarte en tu búsqueda de la comodidad vaginal y vulvar

Si tienes una irritación o molestia leve en la vulva, lo primero que debes hacer es dejar de usar jabón en las partes internas de la vulva. El agua limpia es perfectamente adecuada para el lavado.

Además, utiliza sólo papel higiénico blanco sin aroma, lava tu ropa interior con detergentes sin tintes ni perfumes y deja de usar suavizantes y productos anti-cal. Evita usar lociones y productos perfumados en la vulva interna.

La sequedad vaginal relacionada con la menopausia a menudo produce dolor con la penetración y durante las relaciones sexuales profundas y también puede estar asociada con dificultades para excitarse.

Hay muchos tratamientos vaginales tópicos disponibles, desde lubricantes y humectantes hasta cremas tópicas de terapia de estrógeno.

Los lubricantes e hidratantes son eficaces para aliviar el dolor durante el coito de muchas mujeres de mediana edad con sequedad vaginal de leve a moderada, por lo que estos productos son un punto de partida natural.

Esto es particularmente cierto en el caso de las mujeres que no son candidatas para la terapia de estrógeno vaginal o que no se sienten cómodas usándola.

Si tienes sequedad vaginal más severa y dolor relacionado, o si los lubricantes y humectantes no funcionan bien para ti, consulta a tu médico. Puede haber una causa más seria de tu malestar que debe ser diagnosticada y tratada.

También puedes hablar con tu médico sobre los productos de estrógeno vaginal en dosis bajas. Estos productos entregan estrógeno directamente a la vagina, con una absorción mínima al resto del cuerpo y restauran el grosor y la flexibilidad del tejido vaginal.

Estas acciones pueden ayudar a prevenir otros problemas sexuales (como el empeoramiento del dolor durante las relaciones sexuales, el vaginismo o la disminución de la excitación o el orgasmo) que pueden resultar en relaciones sexuales crónicamente dolorosas.

Lubricantes vaginales

los lubricantes vaginales se aplican en la vagina y la vulva y, si se desea, en el pene de la pareja justo antes de tener relaciones sexuales
Los lubricantes vaginales se aplican en la vagina y la vulva y, si se desea, en el pene de la pareja justo antes de tener relaciones sexuales

Los lubricantes vaginales funcionan reduciendo la fricción asociada con el tejido genital seco y delgado. Vienen en forma líquida o de gel y se aplican en la vagina y la vulva y, si se desea, en el pene de la pareja justo antes de tener relaciones sexuales.

Los lubricantes no son absorbidos por la piel, son de acción inmediata y proporcionan un alivio temporal de la sequedad vaginal y el dolor relacionado durante las relaciones sexuales.

Son particularmente apropiados para mujeres de mediana edad cuya sequedad vaginal es un problema sólo o principalmente durante las relaciones sexuales.

Una amplia variedad de lubricantes están disponibles comercialmente, ya sea como productos a base de agua, silicona o aceite. Los lubricantes a base de agua tienen la ventaja de no manchar.

Se deben evitar los lubricantes a base de aceite (como la vaselina y el aceite para bebés), ya que pueden causar irritación vaginal y están asociados con altas tasas de rotura de condones de látex que pueden conducir a infecciones de transmisión sexual.

Los condones de poliuretano no se rompen con los lubricantes a base de aceite.

Lubricantes con efecto calor: reacciones diversas

La mayoría de los lubricantes están destinados a tratar temporalmente la sequedad vaginal, pero los lubricantes con efecto calor se comercializan para mejorar la respuesta y la función sexual.

Estos productos causan una sensación de calor en la piel que es desencadenada por ingredientes como la capsaicina (que se encuentra en el chile) o el mentol. Algunos lubricantes con efecto calor han demostrado mejorar la respuesta sexual en estudios de investigación.

Mientras que algunas mujeres experimentan sensaciones placenteras de calentamiento con estos productos, otras reportan que causan cierto dolor o picazón. De ti depende probarlos.

Hidratantes vaginales

Al igual que los lubricantes, los hidratantes o humectantes vaginales reducen la dolorosa fricción que el sexo puede causar como resultado de la atrofia vaginal.

Además, los hidratantes, a diferencia de los lubricantes, son absorbidos por la piel y se adhieren al revestimiento vaginal de una manera que imita las secreciones naturales.

Otra diferencia es que las cremas hidratantes se aplican regularmente, no sólo antes de tener relaciones sexuales y sus efectos son a más largo plazo y duran hasta 3 ó 4 días.

Algunos humectantes tienen un aplicador para ayudar a colocar el producto en la vagina.

Debido a que los humectantes mantienen la humedad y acidez vaginal, son particularmente apropiados para las mujeres de mediana edad que sufren de síntomas de sequedad vaginal (como irritación y ardor) que no se limitan a la actividad sexual.

Algunas mujeres que usan humectantes regularmente aún usan un lubricante cuando es necesario antes de tener relaciones sexuales, para mayor lubricación y comodidad.

Tanto para las cremas hidratantes como para los lubricantes, es aconsejable que experimentes con varios productos para encontrar el que más te convenga.

Terapia vaginal de estrógeno en dosis bajas

los productos de estrógeno diseñados para aplicación vaginal restauran el flujo sanguíneo vaginal y mejoran el grosor y la elasticidad del tejido vaginal en mujeres peri y posmenopáusicas
Los productos de estrógeno diseñados para aplicación vaginal restauran el flujo sanguíneo vaginal y mejoran el grosor y la elasticidad del tejido vaginal en mujeres peri y posmenopáusicas

Se ha comprobado que los productos de estrógeno diseñados para aplicación vaginal restauran el flujo sanguíneo vaginal y mejoran el grosor y la elasticidad del tejido vaginal en mujeres peri y posmenopáusicas.

Estos productos actúan para revertir el adelgazamiento y la sequedad de los tejidos vaginales en lugar de proporcionar el alivio temporal que brindan los lubricantes y humectantes.

Por esta razón, las dosis bajas de estrógeno vaginal son apropiadas en la mayoría de los casos para las mujeres peri y posmenopáusicas que no obtienen suficiente alivio de los humectantes o lubricantes o cuyos síntomas de atrofia vaginal están interfiriendo con su calidad de vida.

Las mujeres que necesitan alivio de otros síntomas significativos de la menopausia, tales como sofocos y sudores nocturnos, pueden considerar una terapia hormonal de dosis más alta que aumente los niveles de estrógeno en todo el cuerpo.

Sin embargo, para las mujeres sin esos otros síntomas de la menopausia, el estrógeno vaginal debe ser utilizado ya que se concentra donde se necesita y minimiza los niveles sanguíneos y los posibles efectos secundarios del estrógeno en el resto del cuerpo.

Además, la atrofia vaginal severa puede responder más rápidamente a la terapia de estrógeno vaginal que a las píldoras de hormonas o parches que liberan estrógeno en todo el cuerpo.

El estrógeno vaginal se debe usar en la dosis efectiva más baja, de nuevo para limitar cualquier efecto en otras partes del cuerpo.

Si has tenido cáncer de mama, asegúrate de mencionárselo a tu médico antes de usar estrógeno en cualquier forma para que pueda sopesar adecuadamente sus beneficios y riesgos.

Las dosis bajas de estrógeno vaginal son muy efectivas contra el dolor relacionado con la atrofia durante las relaciones sexuales, ya que hasta el 93% de las mujeres reportan una mejoría significativa y entre el 57% y el 75% reportan que su comodidad sexual ha sido restaurada.

Las mejoras en la humedad vaginal y la salud típicamente ocurren dentro de unas pocas semanas después de comenzar la terapia, aunque el alivio de la atrofia vaginal severa puede tomar varios meses.

El estrógeno vaginal está disponible en varias formas, todas las cuales requieren receta médica:

  • Las cremas vaginales se aplican en pequeñas cantidades (0.5-1.0 g) en la vagina de 2 a 3 veces por semana. Estos productos no deben usarse como lubricantes antes de la relación sexual ya que el estrógeno puede ser absorbido por la piel de tu pareja.
  • El anillo vaginal de baja dosis, se inserta en la vagina y se lleva puesto durante 3 meses antes de sacarlo y reemplazarlo; no es necesario retirarlo antes de tener relaciones sexuales. Este anillo de estrógeno de dosis baja está diseñado sólo para tratar la sequedad vaginal y no debe confundirse con otros anillos vaginales que liberan dosis más altas de estrógeno para tratar los sofocos y otros síntomas de la menopausia.
  • La tableta vaginal se coloca en la vagina dos veces por semana usando un aplicador (recomendado) o un dedo. Muchas mujeres encuentran la tableta de estrógeno menos complicada que las cremas de estrógeno.

Todas las formas de estrógeno vaginal son igualmente efectivas y la mayoría de las formas están asociadas con efectos secundarios mínimos, aunque las respuestas individuales de las mujeres pueden diferir.

La forma elegida debe estar basada en tu preferencia individual después de discutirlo con tu médico.

Si la terapia vaginal de estrógeno en dosis bajas es adecuada para ti, también puedes usar lubricantes e hidratantes según sea necesario.

Algunas veces, después de que la terapia de estrógeno ha restaurado los tejidos vaginales a un estado más saludable, se puede detener y los lubricantes o hidratantes no hormonales se pueden usar solos.

Sin embargo, para mantener el beneficio, es importante continuar con la actividad sexual vaginal regular.

Terapia Hormonal para los problemas sexuales en la menopausia

los productos sistémicos de estrógeno se denominan "terapia hormonal" y contienen estrógeno solo o estrógeno más progestágeno
Los productos sistémicos de estrógeno se denominan “terapia hormonal” y contienen estrógeno solo o estrógeno más progestágeno

Terapia hormonal sistémica versus  terapia vaginal

Los productos de estrógeno que elevan los niveles de la hormona en todo el cuerpo (sistémicamente), no sólo en la vagina, pueden ser una terapia apropiada para la atrofia vaginal y el dolor relacionado durante las relaciones sexuales en mujeres posmenopáusicas que también sufren de otros síntomas de la menopausia que causan estrés, tales como sofocos y sudores nocturnos.

Los productos sistémicos de estrógeno también podrían ser una opción en mujeres posmenopáusicas que no obtienen un alivio adecuado de la atrofia vaginal con varias formas de estrógeno vaginal en dosis bajas.

En estas mujeres, el estrógeno sistémico se puede utilizar durante un período corto para acumular tejido vaginal antes de tratar de volver a un producto vaginal de dosis más baja para una terapia a largo plazo.

Los productos sistémicos de estrógeno entregan dosis más altas de estrógeno que los productos vaginales de estrógeno de dosis baja.

Estos productos sistémicos de estrógeno se denominan “terapia hormonal” y contienen estrógeno solo o estrógeno más progestágeno.

El estrógeno solo se usa sólo para mujeres posmenopáusicas que han tenido una histerectomía (cirugía para extirpar el útero) porque tomar estrógeno por sí solo aumenta el riesgo de cáncer uterino.

La adición de progestágeno (una versión de la hormona progesterona) protege contra el riesgo de cáncer uterino, por lo que la terapia de estrógeno más progestágeno se utiliza para las mujeres posmenopáusicas que todavía tienen su útero.

La terapia hormonal sistémica puede ser tomada en varias formas:

  • Como píldoras
  • A través de la piel (en parches, geles, cremas o aerosoles)
  • A través de anillo vaginal que entrega estrógeno en una dosis más alta que otros productos vaginales de estrógeno

Debes sopesar los riesgos y beneficios de la terapia hormonal

Debido a que la terapia hormonal sistémica se ha asociado con mayores riesgos de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, coágulos sanguíneos y cáncer de mama, especialmente en mujeres mayores y con una mayor duración de uso, los profesionales de la salud generalmente recetan la dosis más baja posible durante el menor tiempo posible para aliviar los síntomas de la menopausia.

El que la terapia hormonal sistémica sea adecuada para ti depende de tu historial médico, de qué tan cómoda te sientas con sus riesgos y de qué tan severos sean tus síntomas menopáusicos.

Es una decisión que debes tomar en estrecha consulta con tu médico. Si quieres más información acerca de la terapia hormonal, consulta nuestro artículo Beneficios y riesgos de la terapia hormonal.

La terapia hormonal tiene un efecto incierto sobre la libido

Aunque la terapia hormonal sistémica mejora la salud vaginal y puede mejorar la función sexual al restaurar la lubricación y reducir el dolor durante las relaciones sexuales, no se ha documentado un efecto beneficioso sobre la libido.

Andrógenos, antidepresivos y otros medicamentos para los problemas sexuales en la menopausia

los androgenos también están presentes en las mujeres y juegan un papel importante en la respuesta sexual de las mujeres
Los andrógenos también están presentes en las mujeres y juegan un papel importante en la respuesta sexual de las mujeres

Terapia de andrógenos

Aunque los andrógenos son las hormonas que promueven las características sexuales masculinas, también están presentes en las mujeres y juegan un papel importante en la respuesta sexual de las mujeres.

Los niveles del andrógeno principal, la testosterona, alcanzan su punto máximo en las mujeres de entre 20 y 30 años de edad y disminuyen gradualmente después de eso, aunque es polémico si esta disminución relacionada con la edad reduce el deseo sexual.

Testosterona

Se cree que los niveles muy bajos de testosterona pueden contribuir a la reducción de la libido y a una respuesta orgásmica más débil en algunas mujeres.

Esto ha llevado al interés en estudiar si la terapia de testosterona (administrada por parche cutáneo, gel o aerosol tópico o comprimido subcutáneo) podría ser un tratamiento seguro y efectivo para el bajo deseo sexual en mujeres posmenopáusicas.

Los estudios han demostrado que la testosterona administrada por medio de un parche en la piel aumenta el deseo sexual y la frecuencia con que se satisface el sexo entre mujeres posmenopáusicas cuidadosamente seleccionadas con un bajo deseo que les causa angustia.

Los efectos secundarios comunes incluyen acné y aumento del vello facial y corporal. Los efectos raros vistos con dosis altas de testosterona podrían incluir una profundización permanente de la voz, aumento de peso, problemas hepáticos, agrandamiento del clítoris y una pequeña disminución del colesterol bueno.

El parche de testosterona se utiliza para el tratamiento del bajo deseo sexual asociado con la angustia en mujeres quirúrgicamente menopáusicas que también están en terapia de estrógeno.

Debido a que la testosterona se convierte en estrógeno en la sangre, algunos expertos piensan que la terapia de testosterona podría conllevar algunos de los riesgos a largo plazo asociados con la terapia de estrógeno sistémica, como el aumento del riesgo de cáncer de mama o enfermedad cardíaca, aunque esto sigue siendo incierto.

Ten en cuenta que los productos de testosterona desarrollados para hombres, contienen dosis de testosterona que son inapropiadas para las mujeres.

Sin embargo, algunas veces, estos productos se prescriben fuera del recetario para mujeres a una dosis aproximada de 1/10 de la dosis diaria que se prescribe a los hombres.

Dehidroepiandrosterona (DHEA)

Otra hormona androgénica natural, la dehidroepiandrosterona (DHEA), está disponible como un suplemento de píldora. Debido a que la DHEA se convierte en testosterona y estrógeno en el cuerpo, se ha comercializado como una forma de mejorar la libido, la atrofia vaginal, la excitación y el orgasmo en las mujeres.

Sin embargo, estas afirmaciones están respaldadas por pruebas limitadas y contradictorias. También se necesita más información sobre la seguridad a largo plazo de la DHEA, que se ha asociado con muchos de los mismos efectos secundarios en las mujeres que la testosterona.

Un estudio clínico reciente en mujeres posmenopáusicas encontró que una forma de tableta intra-vaginal de DHEA mejoró todos los aspectos de la función sexual femenina -deseo, excitación, orgasmo y dolor- en comparación con el placebo.

Esta forma tópica experimental de la DHEA lo hizo sin elevar los niveles de estrógeno en la sangre, la testosterona o la DHEA más allá de los rangos posmenopáusicos normales.

Esto sugiere que la DHEA intra-vaginal puede ser prometedora como una terapia segura y efectiva para los problemas sexuales en mujeres posmenopáusicas, pero se necesita más información sobre estudios y menopausia.

Antidepresivos

los antidepresivos ISRS reducen el deseo y la respuesta sexual en algunos pacientes que los toman para la depresión y la ansiedad
Los antidepresivos ISRS reducen el deseo y la respuesta sexual en algunos pacientes que los toman para la depresión y la ansiedad

Como ya dijimos anteriormente, los antidepresivos ISRS reducen el deseo y la respuesta sexual en algunos pacientes que los toman para la depresión y la ansiedad.

En contraste, se encontró que el antidepresivo bupropion (Wellbutrin), que funciona de manera diferente a los ISRS, mejora el funcionamiento sexual en comparación con el placebo en un estudio pequeño de mujeres y hombres no deprimidos con dificultades de deseo y excitación.

Este hallazgo es interesante, pero requiere más estudios para confirmarlo antes de que el bupropion se utilice específicamente para tratar problemas sexuales.

Mientras tanto, el bupropion puede ser una buena opción de antidepresivos para las mujeres con depresión que están preocupadas por los efectos secundarios sexuales.

¿Viagra para mujeres?

Después de que el Viagra salió al mercado con tanto éxito hace algunos años, muchos investigadores esperaban que éste y otros medicamentos similares para la disfunción eréctil, Levitra y Cialis, pudieran mejorar la función sexual de las mujeres de la misma manera en que ayudaban a la de los hombres.

Después de todo, dado que estas píldoras, conocidas como inhibidores de la FDE-5, restauran las erecciones en los hombres al aumentar el flujo sanguíneo al pene, ¿por qué no pueden restaurar el deseo o la excitación en las mujeres al mejorar el flujo sanguíneo de la vagina?

A pesar de la esperanza, los estudios clínicos encontraron que mientras que los inhibidores de la FDE-5 sí aumentaron el flujo sanguíneo genital en las mujeres, para la mayoría de ellas esto no resultó en un aumento real en el deseo o la excitación en comparación con el placebo.

Aunque se cree que los inhibidores de la FDE-5 generalmente no son mejores que el placebo para las mujeres con problemas sexuales, un grupo específico de mujeres puede beneficiarse de un ensayo de estos fármacos.

En las mujeres que tuvieron una vida sexual satisfactoria antes de desarrollar problemas sexuales después de comenzar un antidepresivo ISRS (como Prozac), Viagra mejoró la función sexual más que las tabletas de placebo.

Dispositivos y juguetes sexuales para los problemas sexuales en la menopausia

Los vibradores pueden hacer aumentar el flujo sanguíneo en los genitales
Los vibradores pueden hacer aumentar el flujo sanguíneo en los genitales

Se han desarrollado varios dispositivos que pueden ayudar a las mujeres en la menopausia con problemas sexuales, ya sea solos o además de tratamientos como terapia sexual o medicamentos tópicos o sistémicos.

Vibradores y consoladores

Los vibradores pueden hacer aumentar el flujo sanguíneo en los genitales y tanto los consoladores como los vibradores pueden ayudarte a aprender sobre tu respuesta sexual y mostrarle a tu pareja lo que te gusta.

Estos dispositivos no son muy costosos y los puedes usar con o sin tu pareja. También los puedes utilizar para añadir picante y variedad a tu vida sexual con tu pareja para luchar contra la rutina sexual.

Lo mismo ocurre con otros juguetes sexuales y productos eróticos.

Dilatadores vaginales

La terapia de dilatación tiene como objetivo enseñar a la mujer que ella tiene el control de su cuerpo y de lo que entra en él
La terapia de dilatación tiene como objetivo enseñar a la mujer que ella tiene el control de su cuerpo y de lo que entra en él

Los dilatadores vaginales son cilindros redondos de plástico, goma o neodimio, que vienen en conjuntos de diámetros que van desde aproximadamente 2 centímetros hasta el ancho de un pene completamente erecto.

Se utilizan para estirar y relajar los músculos vaginales y pueden ser útiles para tratar la estenosis vaginal (constricción o tensión) o el vaginismo (tensión involuntaria de los músculos vaginales).

Una parte clave del tratamiento del vaginismo es aprender a relajar los músculos vaginales para recuperar el control sobre ellos.

La terapia de dilatación tiene como objetivo enseñar a la mujer que ella tiene el control de su cuerpo y de lo que entra en él.

Al volver a entrenar su cuerpo y recuperar el control de sus músculos pélvicos, puede liberar su cuerpo de la sensación de que tiene que protegerlo apretando los músculos vaginales para evitar la penetración.

Un fisioterapeuta o un terapeuta cognitivo-conductual pueden enseñarte técnicas de relajación.

Para la estenosis vaginal, las mujeres simplemente realizan la terapia de dilatación en casa a su propio ritmo durante las sesiones de práctica de 5 a 10 minutos diarios.

Las instrucciones para la terapia con dilatadores son diversas, pero un método es comenzar con el dilatador más grande que se ajuste cómodamente a tu vagina.

El dilatador siempre debe ser cómodo, ya que cualquier molestia puede aumentar la posibilidad de que los músculos vaginales (vaginismo) se tensen involuntariamente.

Después de poner una pequeña cantidad de lubricante en el dilatador, colócalo suavemente en tu vagina. No tiene que llegar hasta el final para estirar la abertura; a mitad de camino funcionará.

Mueve lentamente el dilatador dentro y fuera de la vagina, dejándolo de 1 a 2 minutos cada vez. Dedique unos 5 minutos a estos ejercicios mientras te reclinas con un libro, escuchas música relajante o miras televisión.

Realiza estos ejercicios una o dos veces al día hasta que el dilatador deje de estirar la vagina. Luego repite el proceso con el siguiente dilatador más grande.

Las relaciones sexuales serán más cómodas si puedes llegar a usar con éxito el dilatador que sea un poco más grande que el pene de tu pareja.

Si tienes relaciones sexuales con frecuencia, es posible que ya no necesites usar el dilatador. Si tienes relaciones sexuales menos de una vez a la semana, es posible que necesites usar el dilatador en medio para mantener lo que has logrado.

Los dilatadores también son útiles cuando las parejas están separadas por un tiempo o cuando una de ellas está enferma y no puede tener relaciones sexuales.

Yoga, ejercicios Kegel y fisioterapia del suelo pélvico para los problemas sexuales en la menopausia

Además del ejercicio de todo el cuerpo, los ejercicios diseñados para aliviar el estrés o dirigidos a fortalecer o relajar los músculos del suelo pélvico también pueden beneficiar tu función sexual.

Yoga

El yoga puede mejorar la actividad sexual de la mujer durante la menopausia
El yoga puede mejorar la actividad sexual de la mujer durante la menopausia

El yoga puede mejorar la función sexual de la mujer, según un estudio publicado en 2009 en el Journal of Sexual Medicine. El estudio incluyó a mujeres sexualmente activas de 22 a 55 años de edad que siguieron un régimen de 12 semanas de una hora de yoga cada día seguido de ejercicios de respiración y relajación.

Las mujeres completaron cuestionarios de función sexual al principio y al final del programa de yoga, que mostraron que sus puntuaciones de función sexual mejoraron al final del programa en las seis áreas estudiadas: deseo, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y dolor.

Las mayores mejoras se dieron en las mujeres de 45 años o más. Aproximadamente 3 de cada 4 mujeres reportaron que su vida sexual mejoró después de completar el programa de yoga.

Sin embargo, debido a que no hubo un grupo de comparación de mujeres que no participaron en el programa de yoga, este estudio debe ser interpretado con precaución y se necesita más información sobre la menopausia.

Los beneficios sexuales potenciales del yoga pueden ser el resultado de sus efectos relajantes, la forma en que enfoca la atención en las sensaciones, los efectos de fortalecimiento de la pelvis de muchas posturas de yoga, la mejora de la imagen de sí mismo al hacer ejercicio o una mezcla de estos.

Las clases de yoga son ofrecidas por gimnasios y otras organizaciones y cursos instructivos de yoga están también disponibles online.

Mientras que muchas formas de yoga son seguras y apropiadas para mujeres de varios niveles de condición física, las mujeres mayores y aquellas con problemas de movilidad u osteoporosis deben consultar con médico antes de probar el yoga.

Ejercicios Kegel

La clave para hacer los ejercicios de Kegel es identificar los músculos correctos para contraerse y relajarse
La clave para hacer los ejercicios de Kegel es identificar los músculos correctos para contraerse y relajarse

Los ejercicios de Kegel implican contraer y relajar los músculos del piso pélvico, que mantiene el útero y la vejiga en su lugar por encima de la vagina. El objetivo es mejorar el tono de estos músculos, que pueden tener los siguientes beneficios:

  • Aumentar la fuerza y la conciencia de los músculos involucrados en las sensaciones sexuales placenteras, lo cual puede ayudar a algunas mujeres a alcanzar el orgasmo.
  • Reducir el dolor vaginal o pélvico durante las relaciones sexuales.
  • Mejorar algunas formas de incontinencia urinaria.
  • Prevenir o tratar el prolapso de órganos pélvicos, en el cual el útero o la vejiga se abultan dentro de la vagina.

La clave para hacer los ejercicios de Kegel es identificar los músculos correctos para contraerse y relajarse.

Una manera de saber hacerlos es tratar de detener el chorro de orina mientras estás orinando; si puedes hacerlo, has identificado el movimiento básico (pero no empieces y dejes de orinar regularmente, ya que eso podría causarte daño).

Trata siempre de hacer los ejercicios de Kegel con la vejiga vacía. Trata de mantener tus contracciones durante 2 a 3 segundos y luego suéltelas. Una vez que te hayas acostumbrado a la técnica, trata de hacer cinco series de diez repeticiones por día mientras realizas tareas de rutina como conducir o sentarte en tu mesa a trabajar o leer.

Si tienes problemas con la técnica, puedes obtener orientación de tu médico, quien puede remitirte a fisioterapia del suelo pélvico.

Para más información, lee nuestro artículo ¿Qué son los ejercicios de Kegel? ¿Tengo que hacer ejercicios Kegel?

Fisioterapia del suelo pélvico

La fisioterapia del suelo pélvico incluye biorretroalimentación y ejercicios para estimular la relajación y el fortalecimiento de los músculos de la pelvis inferior
La fisioterapia del suelo pélvico incluye biorretroalimentación y ejercicios para estimular la relajación y el fortalecimiento de los músculos de la pelvis inferior

La fisioterapia del suelo pélvico incluye biorretroalimentación y ejercicios para estimular la relajación y el fortalecimiento de los músculos de la pelvis inferior.

Un fisioterapeuta coloca sensores de biorretroalimentación en la pared vaginal para medir el tono muscular y la fuerza de las contracciones musculares, que luego se imprimen en una máquina para que los veas.

Después de practicar tus ejercicios en casa, puedes ver tu mejoría en la máquina la próxima vez que visites al fisioterapeuta.

Algunas veces el terapeuta usará una técnica de masaje llamada liberación miofascial para ayudar a estirar y liberar el tejido conectivo entre la piel y los músculos y huesos de la región pélvica.

La fisioterapia del suelo pélvico puede ayudar a tratar los problemas sexuales al mejorar el dolor vaginal o pélvico crónico y la incontinencia urinaria. Por lo general, se necesitan varios meses de fisioterapia del suelo pélvico para lograr resultados satisfactorios.

Libros y videos sobre sexo

Además de proporcionar información, los libros y los videos pueden ser útiles para proporcionar estimulación sexual
Además de proporcionar información, los libros y los videos pueden ser útiles para proporcionar estimulación sexual

Probablemente no necesitamos decirte que hay muchos materiales de autoayuda sexual en la web y en las librerías.

El desafío consiste en separar el contenido creíble y basado en la ciencia de los materiales dirigidos más a la autopromoción del autor o a estrategias a corto plazo que a estrategias sólidas y a largo plazo para la salud sexual.

Elije los que mejor se adapten a tus necesidades, identifica recursos fiables online y compártelos con tu pareja.

Compartir sitios web útiles o subrayar y compartir pasajes de libros que te parezcan relevantes puede ser una buena manera de facilitar la comunicación con tu pareja sobre tus problemas sexuales si al principio te es difícil hablar directamente.

Además, si aún no estás segura de probar la terapia sexual, puedes buscar un DVD educativo sobre las técnicas de enfoque de sensaciones enseñadas por los terapeutas sexuales.

Además de proporcionar información, los libros y los videos pueden ser útiles para proporcionar estimulación sexual.

Los cuentos cortos eróticos escritos específicamente para mujeres son un nicho literario en auge y estudios científicos han demostrado que leer literatura erótica varias veces a la semana puede aumentar la libido en mujeres con bajo deseo.

En la misma línea, el disfrute de DVDs clasificados como X o sexualmente provocativos puede aumentar el interés y el deseo sexual de algunas mujeres con el tiempo.

Para las parejas que llevan mucho tiempo juntas, una película picante puede ser el ingrediente perfecto para iniciar una vida sexual o para ayudar a estimular tu excitación.

Si tú y tu pareja disfrutáis de una película o libro sugerente, piensa en seguir experimentando con nuevas películas si la calidad de tu sexo mejora como resultado de ellas.

Qué puede hacer tu pareja para ayudar con los problemas sexuales durante la menopausia

No seas víctima de la tendencia común de las mujeres a asumir toda la responsabilidad de las soluciones por sí mismas.

La mayoría de los problemas sexuales involucran a ambos miembros de la pareja hasta cierto punto, por lo que si te aseguras que tu pareja esté trabajando para encontrar una solución, esto puede marcar una gran diferencia en cuanto a si se alcanza o no una solución.

La comunicación buena y abierta de tu pareja es clave, independientemente de la naturaleza de vuestra relación.

Más allá de eso, para una mujer con una pareja del mismo sexo, los tratamientos y estrategias descritas anteriormente cubren la mayoría de los pasos que su pareja podría dar.

Por lo tanto, nos seguiremos centrando en los pasos a seguir para las parejas masculinas.

Llevar una vida saludable

Todas las prácticas de estilo de vida que promueven una mejor función sexual en las mujeres hacen lo mismo en los hombres
Todas las prácticas de estilo de vida que promueven una mejor función sexual en las mujeres hacen lo mismo en los hombres

Todas las prácticas de estilo de vida que promueven una mejor función sexual en las mujeres -pérdida de peso, ejercicio, alimentación, dejar de fumar, moderación en el consumo de alcohol, sueño adecuado- hacen lo mismo en los hombres.

De hecho, el trastorno sexual más común en los hombres en su madurez y adelante -disfunción eréctil- a menudo se relaciona con el exceso de peso, problemas vasculares, enfermedades cardíacas o diabetes.

Por esa razón, prácticas como dejar de fumar, mantener un peso saludable y hacer ejercicio son particularmente importantes para la salud sexual en los hombres.

No seas tímida en usar estos argumentos para empujar a tu pareja hacia prácticas más saludables.

Tratar su disfunción eréctil

Los hombres tienen suerte: hay una gran cantidad de tratamientos efectivos para la disfunción eréctil, desde los medicamentos orales Viagra, Levitra y Cialis hasta los medicamentos inyectados, los medicamentos naturales, los medicamentos en gránulos y dispositivos como la bomba de vacío y la banda para el pene.

El mayor obstáculo puede ser conseguir que tu pareja mencione sus problemas de erección a su médico. Puedes ayudarle en esta área mostrando mucha comprensión y ánimo, ofreciéndote a ir con él a sus citas médicas y estando abierta a la intimidad sexual sin erecciones o relaciones sexuales mientras se evalúan sus dificultades.

Este último paso podría fomentar más las caricias que has estado deseando durante tiempo y ayudar a expandir y mejorar tu repertorio sexual a largo plazo.

Tratar la disminución del deseo

La libido baja es menos frecuente en los hombres que en las mujeres, pero no es que sea poco común, especialmente a medida que envejecen. Muchas personas asumen que los suplementos de testosterona son efectivos y apropiados para todos los hombres con libido baja, pero eso no es cierto.

La testosterona suplementaria puede mejorar la libido en los hombres cuyos niveles hormonales están claramente por debajo de lo normal, pero no hace ninguna diferencia para los hombres con baja libido cuya testosterona ya está en el rango normal.

La conclusión es que tu pareja debe ser evaluada por su médico si su baja libido es angustiante para él o para ti; la testosterona podría ser o no una terapia apropiada para él, dependiendo de su nivel natural de la hormona.

Si no lo es, tu pareja podría considerar la terapia sexual, cambios en el estilo de vida, y/o hablar con su médico sobre la posibilidad de sustituir un medicamento alternativo apropiado por un medicamento que atenúe el deseo que pueda estar tomando por otra afección, como la depresión o la presión arterial alta.

Abordar los problemas de eyaculación

La eyaculación precoz es un problema común y frustrante en los hombres, aunque es menos común a medida que los hombres envejecen y adquieren más experiencia sexual. Aun así, si la eyaculación precoz es un problema, tu pareja debe ser evaluada por cualquier condición urológica subyacente.

Si no se presentan condiciones como ésas, él podría beneficiarse de las técnicas de enfoque de sensaciones que se usan en la terapia sexual, las cuales también pueden ser muy útiles para los hombres.

O podría preguntarle a su médico por un tratamiento con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) u otro antidepresivo para aliviar su respuesta sexual, ya que algunos de estos antidepresivos han retrasado con éxito la eyaculación en estudios clínicos de hombres con este problema.

Acompañarte a terapia de pareja o terapia sexual

A menudo, las mujeres buscan terapia sexual sólo para ellas porque perciben sus problemas como suyos, sus parejas se sienten avergonzadas o su relación es demasiado problemática para llegar a un acuerdo sobre la terapia conjunta.

Si tu pareja quiere una solución a sus problemas, ayúdale a darse cuenta de que la terapia es siempre más exitosa si ambas partes están involucradas.

Mantén tus relaciones sexuales frescas y especiales para combatir los problemas sexuales durante la menopausia

Gran parte del sexo y la intimidad se trata de sentirse especial
Gran parte del sexo y la intimidad se trata de sentirse especial

Gran parte del sexo y la intimidad se trata de sentirse especial, por lo que es natural que la llama parpadee si el sexo se convierte en rutina y pierde el elemento de descubrimiento y excitación.

Independientemente de tu problema sexual u otros tratamientos para la menopausia que puedas estar probando, las siguientes estrategias deben aumentar las probabilidades de que tu vida sexual y tu relación en general permanezcan saludables, emocionantes y satisfactorias.

Programa regularmente citas por la noche con tu pareja

Estas noches pueden ser una vez a la semana o una vez al mes, dependiendo de tus circunstancias, pero deben ser estrictamente mantenidas y honradas.

El enfoque debe ser la actividad mutua y la intimidad, no necesariamente sólo el sexo.  Sin embargo, si se hace bien, el sexo suele ser el siguiente.

Planea un mini-viaje fuera de casa

 Un viaje planeado con tu pareja hará de la intimidad una prioridad y permitirá vuestro redescubrimiento
Un viaje planeado con tu pareja hará de la intimidad una prioridad y permitirá vuestro redescubrimiento

Al igual que las noches de citas, un viaje planeado con tu pareja hará de la intimidad una prioridad y asegurará que encuentres tiempo para el sexo sin las distracciones del trabajo, el hogar y la familia permitiendo vuestro redescubrimiento.

Visita un sex-shop

Introduce algún elemento nuevo en vuestras relaciones sexuales comprando algo en un sex-shop, como un juguete sexual, lencería erótica, un lubricante con sabor o cualquier otra cosa que encuentres interesante.

Sólo asegúrate de probar todos los productos tópicos en un área segura de tu cuerpo (como por ejemplo detrás de la oreja) para descartar la irritación de la piel.

Y asegúrate de que tu pareja esté de acuerdo con la idea de los juguetes eróticos para evitar malentendidos.

Aventúrate más de lo habitual

Prueba nuevas posiciones, diferentes horas del día o diferentes habitaciones en la casa. Intimar en la cocina o en un lugar aislado en el bosque puede cargarte con una nueva sensación de audacia y emoción.

Explorar alternativas a las relaciones sexuales, como el sexo oral o los besos apasionados mientras aún estás vestida, puede llevarte de vuelta a los emocionantes encuentros de los primeros días de tu relación.

La sorpresa puede ser hacer el plato favorito de su pareja para la cena o preparar un baño de velas para dos o saludar a tu pareja en la puerta sin más que un… (Usa tu imaginación).

La clave es elegir una sorpresa que sepas que a tu pareja le gustará para que se sienta especial de manera que se centre en el romance y la intimidad.

Da rienda suelta a tus sentidos

Crea un ambiente para ti y tu pareja que involucre todos tus sentidos. Puedes probar con batas de seda, música seductora, el olor de la madera fresca en el fuego, el suave resplandor de las velas de té y la cáscara afrutada de una copa de vino.

Este enfoque en las sensaciones te ayudará a estar presente en el momento y fomentar la excitación total durante el acto sexual.

Se romántica y juguetona

Baila lentamente. Leeros poesía el uno al otro. Déjale notas de amor ocultas. Haceros cosquillas el uno al otro. Acurrúcate y ríete.

En lo más básico, el sexo es una forma de juego y una expresión de amor. Estate tan atenta a estos aspectos del sexo como cuando os conocisteis por primera vez. Si lo haces, tu deseo, excitación, respuesta y satisfacción no cesarán de mejorar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies